¿De dónde viene el Atún rojo?

La gastronomía no está exenta de modas y en las mesas de medio mundo el Atún rojo del Atlántico triunfa como uno de los platos más demandados. No hay que olvidar que esta especie es muy demandada por la pesca y que se encuentra amenazado por la sobrepesca y el tráfico ilegal. Ahora, una investigación ha desarrollado una herramienta para observar la trazabilidad del origen genético del atún rojo.

Se trata de una herramienta «rentable y no invasiva», explica Naiara Rodríguez Ezpeleta, de AZTI y responsable del estudio. Gracias al sistema desarrollado se puede mejorar la evaluación de las poblaciones de Atún rojo. Así, se determina el origen de los ejemplares pescados, de forma independiente al lugar en el que se produce la pesca.

Por ejemplo, actualmente en el océano Atlántico existen dos poblaciones de Atún rojo. Por un lado, ejemplares del este, nacidos en el Mediterráneo y que regresan allí para su reproducción, y por otro los del este, nacidos en el Golfo de México y que regresan a su vez a la zona de origen para el desove. Precisamente son estos segundos los que necesitan una mayor protección, ya que son menos abundantes. Son poblaciones distintas, pese a que su apariencia externa es idéntica.

Gracias a herramientas como la desarrollada, se puede conocer el origen exacto de cada ejemplar y actuar en consecuencia. Así se definen con mayor precisión las cuotas pesqueras, que no deben afectar de igual forma a ambas poblaciones de túnidos.

El origen del Atún capturado

«Conocer cuánto se pesca de cada población es un requisito esencial para poder evaluar y gestionar eficazmente las poblaciones. Hasta ahora no era posible, pero con esta nueva herramienta lo es, al poder determinar el origen del Atún capturado en el Atlántico (la zona de mezcla)», asegura Ezpeleta. «El principal reto de nuestro estudio ha sido reunir todas las muestras biológicas necesarias para desarrollar los marcadores genéticos, una labor para la que ha sido necesario coordinar un consorcio internacional formado por socios de África, Asia, América y Europa”, añade la investigadora.

Para hacer la investigación se han analizado más de seiscientas larvas, alevines de menos de un año y reproductores recolectados en las principales áreas de desove de esta especie. Se trata de una cantidad importante, dada la dificultad para obtener lavas y crías de atún rojo.

El genoma del Atún rojo

En concreto, se han descubierto decenas de miles de marcadores distribuidos en el genoma del Atún rojo de entre los que se han seleccionado una centena para el diagnóstico del origen. Esta herramienta se ha aplicado para estudiar el origen de mil atunes adultos pescados a lo largo del Atlántico.

«Hemos intentado resolver la necesidad de determinar correctamente el origen de cada una de las grandes poblaciones de atún, la Mediterránea y la del Golfo de México, que, aunque no se relacionan entre ellas para reproducirse, sí se juntan en el Mar y además tienen la misma apariencia, por lo que la identificación genética es la única fórmula de distinguirlas”, concluye la responsable de esta investigación marina.

 

Publicaciones Relacionadas

Dejar Comentarios

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener consejos útiles

[mc4wp_form id="887"]
septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Nube de Etiquetas