WWF: Protegiendo el 30 % de especies del Mediterráneo como el mero, la merluza y el atún rojo multiplicarían su biomasa

Protegiendo el 30 % del Mediterráneo se contendría la disminución de especies y la pérdida de biodiversidad marina. Así lo constata un estudio realizado por WWF en colaboración con científicos del CNRS-CRIOBE francés, la Iniciativa Internacional Ecopath y el ICM-CSIC español que indica en su análisis que en la zona occidental, con una protección efectiva, la biomasa de especies depredadoras como los tiburones podría aumentar hasta en un 45 %, la de especies comerciales como el mero en un 50 % y la de la merluza europea podría duplicarse. Incluso el atún rojo, la población más emblemática y comercialmente valiosa del Mediterráneo, recuperaría potencialmente su biomasa a un aumento récord de hasta un 140 %”.

El Mediterráneo es uno de los mares económicamente más importantes del mundo y genera un valor económico anual estimado de 450 000 millones de dólares a partir de actividades relacionadas con los océanos, explica el informe. Esta economía depende, precisamente, del buen estado ambiental de las aguas, en concreto los sectores de pesca y turismo que, indica el informe, “se han visto gravemente afectados por la pandemia y la recesión socioeconómica”. Pero más allá de la pandemia, los problemas estructurales son más profundos, añade el estudio.

Odran Corcoran, oficial de Política Marina de la Oficina de Política Europea de WWF, explica que “al proteger áreas clave de nuestros mares y costas, podemos desencadenar un efecto dominó de resultados positivos. El despliegue de esta protección en toda la UE es vital para lograr los objetivos no solo del Pacto Verde Europeo, sino también de las Estrategias de Biodiversidad y de la Granja a la Mesa. La recuperación y protección de la biodiversidad de la que dependen cientos de millones de europeos no puede retrasarse”.

Los datos que presenta WWF indican que aproximadamente el 75 % de las poblaciones de peces mediterráneas evaluadas están sobreexplotadas y la biodiversidad marina ha disminuido drásticamente. El cambio climático y el desarrollo económico amenazan con empeorar las cosas: las temperaturas en el Mediterráneo están aumentando un 20 % más rápido que la media mundial, mientras que se prevé que las actividades marítimas como los parques eólicos, la extracción de petróleo y gas, las rutas marítimas y el turismo de masas se expandan. “Es obvio que la economía azul de la región no tiene ninguna posibilidad de crecer y prosperar a largo plazo en un mar agotado y en calentamiento”, sentencia.

Las poblaciones de peces continuarán disminuyendo pero “esta situación se podría revertir con la protección efectiva que cubra el 30 % del Mediterráneo en áreas específicas y las actividades gestionadas de manera sostenible en el resto de la cuenca”, explica WWF.  “En la actualidad, solo el 9,68 % del Mediterráneo ha sido designado para protección, con solo el 1,27 % protegido de manera efectiva”, apunta la asociación ecologista WWF que recuerda que “el año pasado, la UE se comprometió a proteger el 30 % de las zonas terrestres y marítimas para 2030”.

Fuente: Ip,  Industrias Pesqueras

Sin etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Dejar Comentarios

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener consejos útiles

[mc4wp_form id="887"]
diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031