El costo ambiental y social oculto de la salmonicultura

Un nuevo informe de Just Economics revela que la búsqueda de ganancias a corto plazo de los productores de salmón está provocando costos ambientales y sociales significativos no contabilizados, que incluyen tasas de mortalidad crecientes, daños en los ecosistemas locales, presión sobre las poblaciones salvajes de peces existentes y un bienestar de los peces deficiente.

El nuevo análisis de los efectos negativos de la salmonicultura establece que los costos acumulados para la economía, la sociedad y el medioambiente desde 2013 son de casi USD 50 mil millones. Más de la mitad de estos costos son asumidos por los productores (USD 28 mil millones), mientras que el resto recae en la sociedad (USD 19 mil millones) en los cuatro principales países productores de salmón. 

Noruega, Escocia, Canadá y Chile producen el 96 por ciento del salmón de piscicultura del mundo. El informe “Dead Loss”, ordenado por Changing Markets Foundation, analiza los efectos de la actividad en estos cuatro países para revelar los costos ocultos.

Costos económicos

Este informe identifica que el cultivo deficiente de peces, la proliferación de parásitos y la contaminación están causando la muerte de cientos de millones de peces antes de que estén listos para la matanza. Esto representa la mayor proporción de los costos (USD 15,5 mil millones) para las economías de los cuatro países (USD 8,9 mil millones para Noruega, USD 922 millones para Escocia, USD 768 millones para Canadá y USD 4,9 mil millones para Chile [2013-2019]).

De los cuatro países, solo Escocia y Noruega declaran datos sobre la mortalidad de forma pública. En Escocia, la mortalidad se ha duplicado desde 2013 y pasó de 10.329 toneladas en 2013 a 25.772 toneladas en 2019. En 2019, se perdió más del 13 por ciento de la cosecha, una cifra significativa tres veces mayor que la tasa de mortalidad en las granjas de pollos en Reino Unido.

Diez empresas, que en conjunto tuvieron ingresos totales por más de USD 12 mil millones en 2018, generan el 50 por ciento de la producción global de salmón. La búsqueda de ganancias a corto plazo de estos productores resultó en la muerte de 100 millones de salmones (medio millón de toneladas) desde 2010. 

Costos ambientales 

El costo ambiental de las prácticas no sustentables de la salmonicultura en el mismo período se calcula en USD 14,5 mil millones, y se debe a la contaminación de mares y lagos de agua dulce, el daño a las existencias de poblaciones silvestres de salmones y a la biodiversidad y a la generación de emisiones de CO2.

El análisis también calcula el costo indirecto total del uso de peces para alimentar a los salmones de cultivo en Noruega, Escocia, Canadá y Chile. Los peces como las sardinas, los arenques y las anchoas son “especies clave” que tienen un papel importante en el ecosistema marino. Su uso en la alimentación de los salmones de cultivo representa una pérdida indirecta en el ecosistema calculada en USD 1,8 mil millones desde 2013. 

Costos sociales 

El informe estima el costo social del bienestar deficiente de los peces utilizando un estimativo del recargo que los consumidores están dispuestos a pagar por mejores estándares de bienestar (14 por ciento). Cuando esto se aplica a los consumidores relevantes, el costo de oportunidad total del bienestar deficiente de los peces se calcula en USD 4,67 mil millones.

También resalta que casi un quinto de los peces marinos atrapados anualmente en el mundo se usa para alimentar a animales de granjas y a peces de piscicultura en lugar de ser consumidos directamente por la gente. Las prácticas de pesca no sustentables y el desvío de los peces de las comunidades vulnerables en África Occidental (que se ha convertido en un proveedor clave de harina y aceite de pescado [FMFO, por sus siglas en inglés] para el mercado global) están poniendo en riesgo las fuentes de ingresos, generando pobreza y forzando la migración.   

Un estudio de caso en Noruega, que importó 8,4 miles de toneladas de aceite de pescado de Mauritania en 2019, muestra una pérdida para Mauritania de USD 37,5 millones en el 2019.

Se estima que la producción total global de salmón de cultivo del Atlántico ha crecido un 7 por ciento en 2019, a unos 2,6 millones de toneladas. Los cuatro países tienen planificado expandir su producción. Se espera que la producción de Noruega aumente por cinco para 2050 y que Escocia duplique su producción para 2030.

Fuente: Mundo Acuícola

Sin etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Dejar Comentarios

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener consejos útiles

[mc4wp_form id="887"]
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930