Barcos chinos depredan Pota, Perico, Jurel y Caballa

Incansable y solitaria es nuestra batalla contra la invasión de la flota extranjera, especialmente asiática (china y coreana) en nuestro Mar nacional. Esto frente la pasividad de las autoridades del sector, que permiten usufructuar nuestros recursos, violentando normas vigentes que pocos la interpretan y muchos no hacen respetar. Chimbote, es uno de los puertos más importantes del Perú, donde la concentración de ciudadanos chinos se ha visto multiplicada en las últimas semanas, ante la indignación de los pescadores artesanales e industriales, que se ven agraviados por la extracción ilegal de Pota y Calamar grande, sin ningún tipo de control, aunándose a ello la indiferencia de las autoridades pesqueras y marítimas.

Un poco de historia.
El 29 de marzo del 2001, el entonces Presidente Transitorio Valentín Paniagua y Ministro de Pesquería Ludwing Meier, firmaron el DS 013-2001-PE, que reconocía el Reglamento de Ordenamiento Pesquero del Calamar Gigante o Pota, ROP, apostando por la pesquerías de estas especies, mediante la integración de una flota especializada nacional y la correspondiente industria de procesamiento, conjuntamente con el desarrollo del mercado internacional, incluyendo a la vez, el acceso de las embarcaciones de bandera extranjera a través de un régimen, que dicho sea de paso, se consideraba flexible, pues si no eran por angas, eran por mangas el acceso a la extracción del recurso en mención en aguas jurisdiccionales. Conclusión, invasión de embarcaciones de gran calado extranjeras enajenando nuestro Mar, que a la vez invitaba a los negociados por debajo de la mesa o lobys internacionales de algunos acuciosos novatos empresarios pesqueros.

Dada la coyuntura de la campaña electoral presidencial y en el marco de la segunda vuelta en el 2011, al saberse ganador absoluto Ollanta Humala Tasso; su hermano menor Alexis, viajo hasta Rusia, donde se dijo había ofrecido el litoral peruano para la operación de pesqueras rusas y pese a que lo negó en todos los idiomas, el Jefe de la Dirección General de Pesca de Rusia Andrei Kraini, confirmó públicamente que debatió con el “hermanísimo” para que el gobierno ruso opere sus flotas pesqueras en aguas peruanas, a partir del 2012. Actitud que al parece habría mortificado al electo Presidente, que al parecer para limpiar su imagen ante la injerencia familiar optó por poner coto a esta situación.

El 4 de octubre del 2011, el Presidente Ollanta Humala y el ex -Ministro de la Producción Kurt Burneo, pusieron freno a esta desleal incursión extranjera y promulgaron el DS O14-2011-PRODUCE, que aprobó un nuevo Reglamento de Ordenamiento Pesquero del Calamar Gigante o Pota, dando por terminado hasta el 31 de diciembre del 2011, los regímenes provisionales de pesca de esta especie por barcos con bandera extranjera, que se permitían pescar miles de toneladas y llevarlos para beneficio de sus países, sin pagar impuestos de exportación ni reportar beneficio a la pesca artesanal. Para dicho fin, impusieron regímenes de acceso, como contar con permisos de pesca y licencia de procesamiento a bordo, que se otorgarían a través de concursos públicos de oferta de precios, en la forma y condiciones que el Ministerio de la Producción establezca mediante Resoluciones Ministeriales; además que no podrían participar los armadores de embarcaciones calamareras que se encuentren sujetas a procedimientos administrativos pendientes con PRODUCE, incluidos procedimientos de cobranza coactiva, o procedimientos que se encontraran suspendidos por haberse interpuesto acciones ante el Poder Judicial.

Como era de esperarse, la norma cayo como un balde de agua helada para los funcionarios del ministerio acostumbrados a hacer “lobys” y para los invasores del Mar peruano, que iniciaron una internacional presión y coacción por parte de empresarios y embajadores extranjeros, para que se cambie o modifique el ROP de la Pota, que les permitan reingresar, o mejor dicho re invadir aguas peruanas, vía regímenes provisionales ya derogados.

El gobierno nacionalista del ex militar Humala Tasso, se ha caracterizado por un completo desgobierno, sumado a la corrupción garantizada por los “lobys” en este sector importante; quizá por ello, siete meses después, Omar Alfaro Villanueva, un simple responsable de la Oficina de Asesoría Jurídica, con orden de la alta dirección, (que podría ser Ministro de la Producción) pretendió restituir los regímenes provisionales para que los barcos pesqueros, especialmente japoneses y coreanos, puedan volver a pesca en el Mar peruano, a través de un proyecto de Decreto Supremo que modifica el ROP de la Pota, hecho que indignó a la Vice Ministra de ese momento Patricia Majluf, quien que sin demora, el 3 de mayo del 2012, un día después de recibir el dichoso informe del encargado jurídico, presentó su carta de renuncia ante el Consejo de Ministros y el Presidente de la República, haciendo público su molestia. Ya que de ejecutarse esa restitución, toda la flota artesanal de Pota que concentra más de 2 mil botes, podría levantarse y desatar un caos, que podría terminar con graves consecuencias.

Las declaraciones dadas por Majluf, no pasaron para el Ejecutivo más que un simple escandalete, por lo que PRODUCE, días después de la renuncia de la nombrada, emitió un comunicado aclaratorio, persistiendo en darle facilidades a los barcos extranjeros, haciendo énfasis que en el caso de la flota industrial de bandera extranjera, era necesario determinar previamente el excedente de captura no aprovechado por la flota de bandera nacional. Sin embargo, ese “bochinche” puso en tapete el gran “faenón” que se realiza en ese ministerio, y mientras nos envolvían con el DS 005-2012-PRODUCE, los asiáticos coqueteaban con la novata ex -Ministra Gladys Triveño, siendo el más galán diplomático, el gobierno coreano que dono al Ministerio de Producción, algunos bienes, como una camioneta Pick Up 4 x 4, treinta computadoras, cuatro laptops y cuatro proyectores, para conseguir su objetivo.

No queremos pensar que este “obsequio” haya servido para que las embarcaciones asiáticas, invadan nuestras aguas con un simple permiso para arenado, pintado y mantenimiento de motores, que les permita hacer lo que se les da la gana, incluyendo su tripulación, jóvenes sin educación que en su mayoría cometen actos contra las buenas costumbres en el puerto chimbotano, sin que autoridad alguna haga respetar la paz y tranquilidad de los ciudadanos. Hace un buen tiempo, la marina realizó un fuerte operativo para capturar estas naves que realizaban pesca ilegal de Pota, pero extrañamente las dejaron partir, sin que el Estado las sancione drásticamente con multas o con decomiso de dichas naves, que bien pudo servir para ampliar la pesca de este recurso del que hoy se esta reclamando.
PERUPESQUERO envía una clara alerta a las autoridades bajo la salvedad de acudir a instancias específicas para salvaguardar no sólo el respeto a las normas vigentes del sector pesquero, sino también la tranquilidad de la población peruana ante la invasión de asiáticos.

Barcos depredadores poteros chinos en Chimbote
La invasión de centenares de ciudadanos chinos y coreanos en este puerto, ha desatado una ola de inseguridad en los chimbotanos, sobre todo porque no sabemos quienes son y que hacen en nuestro puerto? Pues bien, en nuestro Mar chimbotero existen más de 60 naves extrajeras dedicadas a la extracción de la Pota o Calamar gigante, las mismas que deberían estar fuera de las 200 millas marinas; sin embargo, la gran mayoría de esta flota se encuentra en mantenimiento en el Astilleros de SIMA Chimbote, mientras que su tripulación se dedica hacer turismo por la ciudad, en el marco de escándalos que atentan contra la paz y tranquilidad pública.

La presencia de estos ciudadanos carecería de interés y sobre todo de preocupación, si no fuera porque desde que ingresaron a Chimbote los grandes volúmenes de Pota, que desde diciembre del 2013, se venían descargando en nuestros muelles, han disminuido notoriamente, descargas que eran aprovechadas por la flota artesanal del norteña, sobre todo porque las condiciones marinas alentaban el ingreso de estas especies a nuestro Mar; empero, ahora han decaído y entonces la interrogante cae de madura ¿Estas flotas con pretexto de dar manteamiento a sus naves ingresan en aguas peruanas y exterminan nuestros recursos marinos?. ¿Bajo que autoridad o norma se protegen para mantenerse en el Perú?.

Es importante indicar, que sobre la pesquería de la Pota o Calamar gigante, el Estado a través del Ministerio de la Producción ha implementado el nuevo ROP, que establece que una nave extrajera para extraer estos recursos dentro de nuestra zona marina (200 millas marinas) está obligado a contar con cuotas de pesca, que se entregan por medio de licitaciones públicas siempre y cuando existan excedentes, lo cual, en el Perú, definitivamente no existe.
Fotos: Barcos chinos de más de 1000 y 1200 toneladas de capacidad dedicadas a la extracción de Pota y Perico, en mantenimiento en el Sima Chimbote.

Sin etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Dejar Comentarios

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener consejos útiles

[mc4wp_form id="887"]
octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31