Planta de pesca artesanal sostenible La Red cumple un año de actividad en Chimbote

Planta fue inaugurada en diciembre de 2021 e inició operaciones desde enero de 2022.

La Red combate problemáticas de la pesca artesanal, como la informalidad, sobrepesca y los bajos precios de venta.

Proyecto viene implementando dos fondos concursables del Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura del Ministerio de la Producción que ascienden a S/. 690,000

La Red, el modelo de pesca artesanal sostenible nacido en Chimbote gracias al apoyo de la pesquera peruana TASA, celebró este mes el primer año de actividad de su planta para el procesamiento de productos marinos sostenibles. La planta cuenta con 30 socios que producen productos eviscerados, fileteados y empacados al vacío que, gracias a sus controles de inocuidad y sostenibilidad, generan un mayor valor y retorno económico para el pescador artesanal.

“Todos quieren imitar lo que estamos haciendo. La pesca artesanal es un arduo trabajo que no suele ser bien recompensado, ya que los pescados se venden a un precio muy bajo. La Red permite conectar a los pescadores con el consumidor final y obtener una mayor ventaja de su labor en el mar”, señaló Almensor Gómez Lucio, pescador artesanal que encabeza la iniciativa.

Gracias a La Red – el acceso a tecnología, estándares sanitarios y un enfoque de pesca sostenible- los pescadores artesanales les dan un valor agregado a sus productos pudiendo incrementar los ingresos obtenidos por su pesca al llegar a nuevos mercados con productos fileteados al vacío, y, además, sin tener que realizar tantas faenas de pesca que generan estrés sobre la sostenibilidad del recurso. La Red actualmente ofrece productos de baja y alta gama derivado de convenios con 15 caletas a nivel nacional que durante el 2022 permitió tener una producción de 11 toneladas.

“Si bien promovemos un modelo de pesca artesanal con consciencia de cuidado del mar y sus recursos, abordando problemáticas como la informalidad, sobrepesca y los bajos precios de venta a los que se enfrentan los pescadores artesanales, aún hay un reto pendiente: generar y difundir la consciencia entre empresas y consumidores finales para comprar productos hidrobiológicos que cumplan con estándares de sostenibilidad, es decir, que sea pesca que respete las vedas, tallas mínimas y que venga de artes de pesca formales, de lo contrario seguiremos afectando la sostenibilidad de los recursos pesqueros en las primeras 5 millas”, explicó Ernesto Montagne, gerente legal y de asuntos corporativos de TASA.

Como próximos pasos, gracias a dos fondos concursables del Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura del Ministerio de la Producción que ascienden a S/. 690,000 es que la planta se encuentra en un proceso de ampliación de su capacidad de frío de una a seis toneladas, así como la instalación de un sistema para el reaprovechamiento de residuos orgánicos para su transformación en biol, un fertilizante orgánico libre de toxicidad.

Sobre La Red

El modelo de pesca artesanal sostenible nació en Chimbote en 2019 con el propósito de extender la cultura sostenible que maneja TASA hacia las comunidades donde mantiene operaciones. Así, fue posible brindar capacidades de emprendimiento y gestión a quienes viven de la pesca artesanal y por la cual fue posible conformar cinco Mypes. Tras ello, y con la pandemia más controlada, es que se inauguró la primera planta de procesamiento primario sostenible en el país gracias a la inversión de TASA y al financiamiento del Programa Nacional de Innovación para la Pesca Artesanal y Acuicultura (PNIPA).

Nota de prensa de TASA

Sin etiquetas

Publicaciones Relacionadas

Dejar Comentarios

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener consejos útiles

[mc4wp_form id="887"]
junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930